Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

09102017 01

En exclusiva para RT, la expresidenta de Brasil, Dilma Rousseff, comenta cómo el nuevo gobierno, que califica de golpistas, durante un año privó al pueblo de las principales conquistas, pero se equivocaron porque subestimaron la crisis económica. ¿Por qué la condenan por lo mismo que han hecho todos los presidentes anteriores? ¿Cómo ve las futuras elecciones en el país? ¿Cómo evalúa a Trump? ¿Es posible una guerra civil en Venezuela? Ver vídeo

Según Rousseff, el juicio político que en mayo del 2016 la apartó del cargo de jefa de Estado por iniciativa de la oposición, se hizo "sin ningún delito de responsabilidad". "Ese proceso se inició porque en 4 ocasiones (el Partido de los Trabajadores) derrotamos al proyecto neoliberal (previsto) para Brasil. Por eso Brasil creció, distribuyó renta, descubrió la mayor reserva de petróleo, tuvo grandes inversiones en infraestructura. Y entonces la crisis económica nos alcanzó y ellos utilizaron esa crisis económica para crear una crisis política. Fue entonces cuando pensaron 'solo tenemos una salida, vamos a suspender la democracia'. Para hacer esto, como no tenían de qué acusarme, buscaron cuestiones de presupuesto y provocaron el golpe a través del 'impeachment' sin ningún delito de responsabilidad", sostiene.

La exmandataria asegura que fue acusada de haber desviado parte del presupuesto destinado a educación a otra sección, lo que "está autorizado por la ley". "Esa cantidad representaba el 0,01% del presupuesto total. Si me condenaran, y de hecho me condenaron por eso, tendrían que condenar no solo a mi gobierno, sino también a todos los presidentes anteriores, que hicieron desvíos más grandes que el que hice yo. Pero el motivo no era ese, el motivo en realidad era sacarme del gobierno", dijo.

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil (2011-2016)
Los partidos y sus líderes que dieron el golpe están desapareciendo del mapa político de Brasil
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil (2011-2016)

 

Asimismo, Rousseff afirma que el objetivo principal de la oposición era la "destrucción" política del expresidente Luiz Inácio Lula Da Silva y del Partido de los Trabajadores, "creando acusaciones" en su contra. Sin embargo, la exmandataria sostiene que las intenciones de la oposición han tenido un efecto contrario, porque "los partidos y sus líderes que dieron el golpe están desapareciendo del mapa político de Brasil". Además pronostica que en las elecciones presidenciales de octubre del 2018, Lula Da Silva será elegido una vez más presidente.

El "absurdo error" cometido con Venezuela

Respecto a la crisis política por la que atraviesa Venezuela, Rousseff opina que los actuales gobiernos de Argentina y Brasil han cometido un "error absurdo" al sacar a la República Bolivariana del Mercado Común del Sur (Mercosur), alegando una cláusula democrática que no fueron capaces aplicar en Brasil.

Además ha calificado de "muy grave e irresponsable" la reunión que el presidente de EE.UU., Donald Trump, mantuvo en septiembre pasado con sus homólogos colombiano, Juan Manuel Santos, peruano, Pedro Pablo Kuczynski, y brasileño, Michel Temer, en la que se trató la crisis venezolana.

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil (2011-2016)
Los golpistas en Brasil tienen un problema muy serio: en vez de bajar en las preferencias del electorado, Lula sube
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil (2011-2016)

"Cualquier tentativa de interrumpir el proceso legal y constitucional en Venezuela, adelantando elecciones o intentando otras formas, para mí es muy peligrosoporque puede provocar una guerra civil. El gobierno (de Nicolás Maduro) no va a aceptar entregar pacíficamente el poder a la oposición. Yo no tengo condiciones para hacer un análisis de la oposición venezolana, pero sé que muchas veces EE.UU. se equivocó al analizar ciertas oposiciones y decir que 'son democráticas'", agregó.

"Se sabe cómo empieza una guerra, pero no cómo termina"

La mandataria destituida pone como ejemplo a Siria, donde en su afán por sacar del poder a Bashar al Assad, Washington apoyaba activamente a la oposición de ese país, que a fin de cuentas generó las condiciones para el surgimiento de la organización terrorista Estado Islámico. "Trump no descarta una intervención militar en Venezuela, (lo que) desencadenaría en nuestra región una guerra civil. Y una guerra se sabe cómo empieza pero no cómo termina", recordó.

Asimismo dice que es "grave" que Brasilia realice maniobras militares en la frontera con Venezuela, "invitando a fuerzas estadounidenses". "Algo así nunca ocurrió en el pasado, ni con los gobiernos militares, ni con los democráticos. Ahora, que un gobierno ilegítimo haga algo así lo considero extremadamente delicado. Hoy en día respecto a Venezuela se están dando unos movimientos muy peligrosos", advierte.